LA ESCANDALOSA SENTENCIA DEL CASO ARANDINA



Publicación InfoVlogger, 15 Diciembre 2019

https://youtu.be/k9yXWgtVaPU


     La Justicia en España ha muerto, señores. No existe la Justicia ni la presunción de inocencia, al menos para los hombres. El otro día condenaron a los 3 jugadores del Arandina a 38 años de prisión por la agresión sexual a una menor de 15 años. Pues bien, me ha dado por leer la sentencia y no os miento si os digo que es la mayor aberración que he visto en mi vida, una demencia absoluta, una locura sin pies ni cabeza, que ha hecho que un juez condene a 3 personas en base a la justicia popular y en base únicamente al testimonio de la víctima, que cambió hasta en 4 ocasiones, y con casi todos los testimonios en su contra.

     Vamos a comenzar a desgranar los hechos probados de este caso, que son de auténtico pánico.

     Bien, empezamos poniéndonos en situación y en contexto. Año 2015. El Gobierno del PP sube la edad de consentimiento sexual de 13 a 16 años, en contra de la petición del PSOE de subirla a una edad de entre 14 y 15 años. Bien, el artículo 183 del Código Penal es el que establece la edad de consentimiento y los delitos que acarrea, pues era delito cualquier relación sexual de un adulto con alguien por debajo de esa edad, aunque sea voluntaria por ambas partes. Pero hay varios peros. Este delito, seamos realistas, está pensado para casos de enormes diferencias de edad. Por eso existen los “Quarters”. Esto es lo que dice el “Qarter” de ese artículo 183:

     “El consentimiento libre del menor de 16 años excluirá la responsabilidad penal por los delitos previstos de este Capítulo, cuando el autor sea una persona próxima al menor por edad y grado de desarrollo o madurez”.

     Obviamente no es lo mismo una relación sexual entre alguien de 50 años y una persona de 13, que una chica de 15 y otro de 20, como ha sido este caso. De hecho, uno de ellos ha sido absuelto por esa proximidad de edad del delito de agresión continuada, pero sí ha sido condenado por el de agresión sexual. Se les ha aplicado el artículo 183, con sus respectivos agravantes, a pesar de ser próximos a su edad, por el hecho de que ha quedado acreditada la mayor madurez de ellos, no por la edad en sí. ¿Por qué les han caído entones 38 años? Pues básicamente porque a cada uno, se le ha sumado la cooperación necesaria del otro al delito de agresión sexual. Pero vamos por partes, a los hechos probados, que son para partirse en dos.

     Ya en el primer párrafo vemos por dónde van a ir los tiros, pues aquí se explica cómo esta chica, denominada XXX durante toda la sentencia, iba a ver los partidos de la Arandina, y le gustaba uno de los jugadores. Entonces la chica le envió una petición de amistad al jugador y este la aceptó, y matizan: “aunque no la conocía personalmente”, cargando la culpa al jugador cuando fue ella la que envió la petición por Instagram sin conocerle, pero la responsabilidad la tiene él por aceptarla. Se ve que todos los que tenemos en las redes sociales, los conocemos personalmente. Resulta que hablaron por Instagram durante unos días, y se mandaron fotos en ropa interior. Bien, la chica llama por teléfono a este jugador que le gustaba y comienzan a hablar de hacer un trío o una orgía. Se habla de un cuarto jugador. Resulta que el juez dice que esta conversación no es seria, y no la tiene en cuenta. Bien, unos días después, la menor realizó 18 llamadas a uno de los jugadores del Arandina, llamadas que este no cogió. Y ella acudió al bar donde estaba, y se subieron los dos a casa del jugador donde vivían los otros dos, a grabar un vídeo con la aplicación “Musicaly”. Estando allí, llego una cuarta persona de la que no se vuelve a hablar, pero que en teoría se marchó antes de los hechos. Bien, pues quedaron en el piso los 3 chicos y ella. Uno de ellos apagó las luces, y ella comenzó a masturbarlos y hacer felaciones a los 3. Uno de ellos eyaculó en su boca y ella se fue al baño a escupir porque sintió asco. Uno de los jugadores, el de 19 años, el que ha sido absuelto de agresión sexual continuada, fue detrás de ella, y practicaron sexo en la habitación de él, que se prueba consentido, pues la madurez de ambos, según las psicólogas, era la misma, pero sin embargo este mismo chico ha sido condenado por agresión sexual, por lo que hizo en el salón minutos antes. Es decir, el chico era maduro en el salón, e inmaduro en la habitación.

     Bien, estos son los hechos por los que se les condena. Pero ahora vamos a analizar conversaciones, audios y declaraciones de la víctima, que son dignos de embolia cerebral. Veamos, la propia sentencia admite, que la disparidad de testimonios sería suficientes para invalidar el caso y absolverlos. Repito, que tanto lo que contó ella como lo que contaron los testigos, sería suficientes para absolverlos y anular el caso. ¿Por qué no se hizo? Atentos, que es de traca:

     Si bien dicha disparidad de versiones podría servir para invalidar su testimonio, sin embargo, debemos atender al grado de madurez que como se manifestó por la psicóloga “C.L.”, se correspondería con la de una persona de 13 años, la cual se encontraba totalmente influenciada por su las redes sociales, y la imagen que pretendía mostrar de ella, en Instagram y delante de sus conocidos o compañeros de clase. Así deseaba aparentar mayor edad, y ser considerada como una mujer adulta y con experiencia sexual.

     Por ello no miente sobre los hechos expuestos, solamente que, teniendo un sentimiento de culpabilidad por lo acontecido en el piso de los acusados, el día 24 de noviembre de 2017, no deseaba que aquellos conocidos, con los que tenía menos confianza, supieran la verdad de lo ocurrido, de tal forma que optó por decirles que había realizado los actos sexuales de forma voluntaria, e incluso alardear de ello.”

     Pero resulta que, en su círculo familiar, sí dijo que no fue consentido, porque así se lo contó a sus hermanas menores, que también testificaron. Bien, resulta que luego, se lo contó a su prima, y a su padre y a su madre, y reitera que al resto de personas les contó que fue voluntario, y alardeaba de ello, por vergüenza. Vamos, si te han violado, lo cuentas o no lo cuentas, pero no alardeas de ello como si hubiera sido consentido. Es que no tiene puto sentido. Todo esto, según la lógica de los jueces, ¡ojo! que no digo nada de la menor.

     “Debemos poner de manifiesto que, motivado por la gran relevancia que la menor otorgaba a su imagen y apariencia de mujer experimentada, frente a sus conocidos, compañeros de clase, y redes sociales, les manifestó que había realizado los actos sexuales de forma voluntaria, alardeando de ello, lo cual es una causa más de su inmadurez y de la importancia que otorgaba a la opinión que el resto de la sociedad tuviera de ella, relatando parte de su vida íntima como una hazaña, para sentirse superior a sus compañeros de clase y amigos.

     Así que el equipo psico-social que se entrevistó con la menor y emitió informe ratificado en el Plenario, considera que tenía una dificultad de integración social, manteniendo relaciones de amistad superficiales, otorgando gran importancia a su imagen corporal, buscando la aprobación y refrendo de las redes sociales, mostrando inmadurez y poca reflexibilidad.”

     Resulta que alardear de una relación sexual es un síntoma de inmadurez. Flipante. Los jugadores también alardearon de haber tenido sexo con ella, en los grupos de Whatsapp. Y eso no ha sido considerado inmaduro. Al contrario, el equipo de psicólogas los ha considerado de una madurez superior a ella. Excepto a uno de ellos, que en un momento concreto de los hechos, le ha considerado de una madurez similar.

     “A su prima “M” le dijo que primero se empezó a dar besos en el pasillo de la casa con “R” después de haber ocurrido la agresión del salón.

     Su mejor amiga, “N. C.”, en la fase de instrucción declaró que XXX le había dicho que se folló a “R”, si bien en el Plenario dijo que era una forma de expresarse (sin llevar implícito una acción voluntaria).”

     Bien, “R” es el chico de 19 años, que es el que ha sido absuelto por el delito de agresión sexual continuada, a pesar de que ella le había acusado de haberla penetrado en contra de su voluntad. Resulta que aquí los jueces no ven acreditado que haya sido en contra de su voluntad. ¡Qué casualidad! Es decir, que miente. Y recordamos lo que dicen los jueces unas páginas atrás.

     “Por ello no miente sobre los hechos expuestos”.

     Y otra cosa, ¿cómo es posible que alguien pueda mantener relaciones consentidas con una persona a la misma vez que otras dos la están agrediendo sexualmente? Pregunto, porque esto es lo que se dice en la sentencia, no lo digo yo. Como he dicho, existen varios eximentes para considerar el sexo entre un menor y un mayor de edad consentido. No es cierto lo que dicen las feministas que toda relación con un menor sea no consentida. Lo dice el código penal, como he explicado antes, y la propia sentencia.

     “4º Dentro de la franja de edad de los adultos jóvenes, debe precisarse entre la comprendida entre 18 y menos de 21 y la situada entre 21 y 24 años inclusive. En la última subdivisión, solo muy excepcionalmente, podrá contemplarse la exclusión o la atenuación habida cuenta de la importante diferencia de edad y el alejamiento de las franjas cronológicas que, ordinariamente, resultan del derecho comparado (entre 2 y 5 años). Estos criterios deben considerarse orientadores”.

     Los jugadores del Arandina estaban en esa franja eximiente. No se les ha aplicado porque el equipo de psicólogas ha considerado que ellos eran más maduros. Nada que ver con que sea menor o no. Por supuesto, todo esto llevado a cabo por un equipo de psicólogos judiciales formado en su totalidad por mujeres. Paridad, para lo que nos interesa. Pero aquí empieza lo bueno: los testimonios que no ratifican la versión de la denunciante, que son prácticamente la mayoría.

     “Por otro lado, no debemos olvidar aquellos testimonios que no ratifican la versión de la denunciante, en cuanto al consentimiento de los hechos.

     Así, la testigo “D.A.C.” aportó en la Comisaría una serie de audios de Whatsapp que la habían pasado por el grupo”.

     Sí, dice “la había”. Quiero pedir disculpas, ante todo, por la chapucera redacción de la sentencia, repleta de faltas de ortografía, laísmos, y fallos gramaticales. Seguimos.

     “… en el cual XXX hablando con una tercera persona, no identificada, dice, entre otras expresiones que “como se vaya de la lengua yo sí que me voy e incluyo cosas inventadas”. No creo que lo haga ni él ni ninguno… saben las consecuencias… están advertidos” “solo mamadas y pajas pero como cuenten algo yo cuento todo e inventado”.

     A mí este comportamiento no me parece de alguien inmaduro, pero, en fin. Veamos, o sea, la chica amenaza con inventarse la historia. Pero a la vez, el Tribunal le da veracidad absoluta al testimonio. Vamos bien.

     “La denunciante fue interrogada en el Plenario sobre el motivo de dichas conversaciones. Y, si bien admitió haberlas realizado, negó que se fuese a inventar nada que perjudicara a los acusados. Entendemos que, si bien utiliza el término inventar, añadiendo que lo cuenta todo, de su declaración en el Plenario y demás pruebas practicadas, valoradas por esta Sala, no se llega a la conclusión de que los hechos descritos fueran falsos, a pesar de que mantuvo diferentes versiones...”

     O sea, dijo que jamás diría nada para perjudicar a alguno de los acusados, pero resulta que sí dijo que uno de ellos la había penetrado en contra de su voluntad, y resultó que los jueces han dicho que eso no está acreditado. O sea, que sí dijo algo para perjudicarles. Sí, señores. La chica dijo que se lo iba a inventar. Luego dijo que no quería decir eso y los Jueces dijeron que vale, que te creemos. No te has inventado nada.

     En eso se basa la condena y la veracidad del testimonio, a pesar de que, como se admite, mantuvo diferentes versiones durante todo el Juicio. Se dice que no se llega a la conclusión de que esos hechos fueran falsos. Entonces, ¿cuál fue la razón de los Jueces para dar veracidad a una persona que admitió que se iba a inventar las cosas? Sigamos.

     “A un testigo le dijo que se había acostado con el entrenador, y a otro testigo le dijo que tenía la intención de seguir quedando con los jugadores.”

     “A la testigo “L.G.M.” le dijo que les había hecho una felación, que les gustaba más uno de los chicos. Le pareció que estaba contenta y alardeaba de ello.”

     “Al testigo “G.E.” le contó, en el domicilio de la denunciante, que había tenido una orgía, pero no se mostraba arrepentida de ello, sin haberle dado más detalles.”

     Recordemos que antes se había dicho que la menor había sentido culpabilidad por lo que había ocurrido. Había sentido culpabilidad y a la vez no se mostraba arrepentida. Perfecto.

     “Por todo ello y tras el análisis de todos los testimonios prestados que la denunciante ha relatado en forma persistente y sincera los hechos objeto de enjuiciamiento…”

     amos a ver, hace un rato se decía que la denunciante amenazaba con inventarse cosas. También habló de una penetración no consentida que no está acreditada y por la que ha sido absuelto el acusado. Y ahora los Jueces dicen que el relato es persistente y sincero.

     “…y si bien respecto de sus conocidos ha mantenido que lo había realizado voluntariamente, entendemos que ello estaba motivado por su inmadurez, y la postura que venía manteniendo en las redes sociales, en las cuales pretendía figurar como la protagonista (tomando decisiones) en vez de la víctima.”

     La subjetividad es acojonante y espectacular. Jueces hablando de que alguien quería figurar como la protagonista. Y aquí viene lo mejor. Mirad:

     “Del examen pericial de su teléfono móvil se comprobó que tenía una carpeta con el nombre de ‘mis líos’ y en la misma anotaba sus relaciones sexuales, resultando que con posterioridad a los hechos también había anotado las relaciones mantenidas con los acusados, anotación que manifiesta la denunciante que no fue realizada por ella, sin embargo entendemos que no habiéndose acreditado que otra persona tuviese acceso a su teléfono debemos entender que fue ella misma la autora de tales anotaciones, lo cual dentro del contexto de inmadurez y prevalencia de la imagen social que caracteriza todas las conductas de XXX resulta comprensible y no puede inferirse que dichos autos hubieran sido consentidos”.

     O sea, la menor tenía una carpeta llamada “Mis líos”. Ahí anotó que había tenido sexo con los acusados. El Juez le dice que miente, que sí los hizo ella. Pero que ha mentido por inmadurez. Pero, vamos a ver, ¿la inmadurez no era la que le llevaba a alardear de sus relaciones sexuales? Resulta que la inmadurez también es la que hace que niegue esas relaciones. Entonces, ¿qué hay que hacer para fuera acreditada como una persona madura? Pero nada, resulta que el testimonio es sincero dos páginas atrás.

     Bueno, y ya se habla de la famosa ‘intimidación ambiental’, que básicamente consiste en la posibilidad de que una mujer pueda denunciar a un hombre al practicar sexo consentido, arrepintiéndose después. Lo raro de esta intimidación ambiental es que, según la propia sentencia, la víctima se sintió paralizada con estos tres sujetos mientras les practicaba felaciones en el salón. Pero luego realizó sexo consentido con penetración con uno de ellos. Consentido consentido, porque ese acto de penetración no ha sido condenado, debido a la proximidad de edad del jugador con la chica. Y el jugador ha sido absuelto, pero solo del acto del coito. Ha sido condenado, como he dicho antes, por los actos del salón minutos antes.

     En conclusión, esta chica amenazó con inventarse los hechos. Dijo que había sido forzada en una penetración de la que el jugador ha sido absuelto. Dijo que las anotaciones del móvil sobre las relaciones sexuales no las había hecho ella y era mentira. Y a cada testigo le iba contando una cosa y alardeando de lo que había hecho con ellos. Pero resulta que el testimonio es veraz y no miente sobre los hechos expuestos.

     Hay condenas por violación, junto a asesinato, más bajas que esta. El mensaje que nos han mandado los jueces es que matar sale mucho más barato. El Estado de Derecho, como he dicho, ha muerto en España. Ha ocurrido algo tan grave como la eliminación de la Presunción de Inocencia. Se ha invertido la carga de la prueba. Actualmente, si eres hombre y eres acusado de un delito sexual, eres culpable desde el mismo momento de la acusación y tienes que demostrar tu inocencia en lugar de ser al revés.

     rogresistas, habéis conseguido que volvamos a la Edad Media.

     Feministas y aliades, si crees que soy un machista misójino, defensor de violadores, etc. te recomiendo volver a ver el vídeo de nuevo, todas las veces que haga falta, y vas a darte cuenta de lo que realmente he hecho, que ha sido simplemente exponer extractos de la sentencia y enfrentarlos entre ellos para ver las incoherencias entre los distintos párrafos. Así que, si crees que soy un machista, un misójino o un defensor de violadores, es porque realmente los hechos no te importan, y la sentencia tampoco, porque ya tenías una idea preconcebida del caso en base a tu ideología, y no a la realidad.

     Está claro que el chiringuito feminista se está agotando. Ya no hay por dónde cogerlo. Por eso, cada vez el movimiento feminista adquiere un cariz más agresivo, circense y grotesco. Es lo que ocurre cada vez que la izquierda se adueña de un movimiento legítimo. Lo infantiliza, lo ridiculiza y lo lleva al esperpento, haciendo que toda la credibilidad del mismo caiga en un pozo.

     Pues hasta aquí mi vídeo de hoy. Como siempre, si os ha gustado, podéis subscribiros y, si no, pues ya sabéis, podéis dejar vuestro insulto, hoy más que nunca, aquí abajo.

El Fin de la Justicia 

La Justicia ha muerto 

Mensaje al Padre de la Arandina más famosa del mundo

¿Está el Feminismo en contra?

(Prensa local de Aranda del Duero)
Diario de Burgos, 18 de Enero del 2020


Diario de Burgos, 25 de Enero del 2020

--LEGAL TODAY--
(Por y para abogados)
2 de Febrero del 2020



MARÍA MELÉNDEZ-VALDÉS MAESTRE ABOGADA ESPECIALISTA EN DERECHO PENAL "SÁNCHEZ BUTRÓN ABOGADOS"

Análisis de la valoración de la prueba en el caso Arandina




El caso Arandina ha sido recientemente objeto de debate tras la sentencia emitida por la Audiencia Provincial de Burgos y publicada el pasado mes de Diciembre de 2019. No podemos obviar que ha recibido una fuerte crítica el fallo de la misma en el que los acusados, tres futbolistas mayores de edad, han sido condenados a penas de 38 años de prisión, al concluir el Tribunal que quedó probado que los actos sexuales juzgados no fueron consentidos por la víctima, de quince años de edad.

LEGAL TODAY
En este contexto debemos analizar la valoración probatoria del Tribunal que culmina en la sentencia de condena objeto de gran controversia. Los magistrados han llegado a la convicción judicial sobre los hechos probados apoyándose en la declaración de la víctima, además de tener en cuenta el informe del equipo psico-social.

Antes de entrar a analizar si ha podido existir algún error en la valoración de la prueba en cuanto a la racionalidad de la misma, debemos enunciar los criterios que viene exigiendo nuestra jurisprudencia para que la declaración de la víctima constituya actividad probatoria hábil para enervar el derecho de presunción de inocencia, que no son otros que: ausencia de incredibilidad, verosimilitud en el testimonio y persistencia en la incriminación.

¿Cómo aplican estos criterios?:

a) Ausencia de incredibilidad: excluiría todo móvil de resentimiento, enfrentamiento o venganza.

b) Verosimilitud en el testimonio: un testimonio será verosímil si está basado en la lógica y el suplementario apoyo de datos objetivos, en definitiva, si las corroboraciones periféricas abogan por la realidad del hecho.

c) Persistencia en la incriminación: supone ausencia de modificaciones esenciales en las sucesivas declaraciones de la víctima sin contradecirse, concreción en la declaración y coherencia.

Ante estos parámetros jurisprudenciales, debemos examinar si el Tribunal ha seguido este cauce y por lo tanto ha llegado a una valoración razonable de la prueba, atendiendo a las circunstancias que rodean al caso.

a) ¿Puede tener la menor intereses personales que le llevaran a denunciar los hechos en falso?

Es razonable pensar que sí pudiera tenerlos habida cuenta de la existencia de unos testimonios de la menor que no ratifican la versión ofrecida en el plenario. Me refiero a los audios que divulgó la menor en los que amenazaba con difundir todo lo ocurrido e incluso proporcionar datos falsos. Así difundió algunas de estas expresiones "como se vaya de la lengua yo sí que me voy e incluyo cosas inventadas,"no creo que lo haga ni él, ni ninguno...saben las consecuencias, están advertidos", "solo mamadas y pajas pero como cuenten algo yo cuento todo e inventando". A pesar de esos testimonios, la Sala concluye la ausencia de móviles espurios de la menor en perjuicio de los acusados.

b) ¿Está apoyada la versión de ella en corroboraciones periféricas que confirmen aquella?

Todo lo contrario. Consta probado que a la menor le gustaba uno de los acusados, siguiéndole, además, en las redes sociales. También que ella acudía a los partidos y entrenamientos del equipo de fútbol donde éste jugaba. A mayor abundamiento, que a través de la red social Instagram mantuvo con aquel conversaciones y publicaciones e incluso intercambiaron fotografías en ropa interior. Es revelador que el día de los hechos la menor había realizado dieciocho llamadas al referido acusado, antes de que éste la invitará a subir a su domicilio, accediendo ella voluntariamente. También es significativo que la menor tenía una carpeta en su teléfono denominada "Mis líos", en la que la misma anotaba sus relaciones sexuales, resultando que con posterioridad a los hechos había incluido en la misma las relaciones mantenidas con los acusados.

c) ¿Se aprecian contradicciones en el testimonio de la menor o es éste persistente y coherente?

La menor ha ofrecido diferentes versiones sobre cómo ocurrieron los hechos. A sus amigos e incluso a una familiar les expuso que las relaciones fueron totalmente voluntarias y consentidas, les comentaba quién le gustaba más e incluso que quería seguir quedando con ellos. Sin embargo, a sus padres y a sus hermanas les manifestó que le habían obligado a mantener relaciones sexuales. Esta contradicción a mi juicio es lo suficientemente relevante como para restar validez al testimonio de la chica, no obstante, el Tribunal justifica la misma a la vista de la inmadurez de aquella, así como en la menor confianza que creía que tenía con sus amigos, razón por la que les mintió a aquellos.

Este último criterio, quizás sea el más importante, y el que puede llevar a restar validez a la declaración de la víctima como prueba de cargo. Sin embargo, el Tribunal ha considerado cumplido no sólo este requisito sino también los dos restantes, convirtiendo la declaración de la chica en prueba de cargo suficiente para enervar el derecho a la presunción de inocencia que amparaba a los acusados. Considera el Tribunal "que la denunciante ha sido persistente en su declaración, carecía de móviles espurios para perjudicar a los denunciados, y ha sido congruente al menos en las cuestiones esenciales".(pág 18)

La decisión del Tribunal también se sustenta en el informe del equipo psico-social ratificado en el plenario. El mismo no duda de la veracidad de los hechos denunciados por la menor (a pesar de no haber realizado un test de credibilidad a la misma), destacando que aquella sufre episodios de ansiedad, insomnio y crisis de agresividad, pudiendo ser a juicio de las psicólogas causa de los hechos denunciados, aunque dejando abierta la posibilidad de que aquellos episodios también pudieran aparecer por la relevancia pública de los hechos tras interponer la denuncia.

Una vez analizada la valoración de la prueba practicada por la Sala de la Audiencia Provincial, debemos preguntarnos, ¿Constituye esta decisión judicial una lesión del derecho de presunción de inocencia reconocido en nuestro artículo 24.2 de la CE? Lo que es una realidad es que los datos objetivos que rodean el caso no confirman la versión ofrecida por la menor en el plenario y por tanto es, al menos controvertido, que la declaración de la menor tenga la fuerza probatoria suficiente para desvirtuar el derecho de presunción de inocencia que ampara a los acusados.

Sólo nos queda esperar a conocer si la decisión judicial es revocada o no por el Tribunal Superior de justicia de Castilla y León, en fase de apelación.

ACCEDE A LA SENTENCIA



APOYA CON TU FIRMA



Nos eximimos de toda responsabilidad sobre el contenido de esta Web, ya que se trata únicamente de recopilación de distintas publicaciones independientes que se pueden encontrar fácilmente en la red.

Ok

Divulga el escándalo del Caso Arandina

No más injusticias en nuestro país

Comparte por Whatsapp, Facebook, Twitter y Telegram.
LA ESCANDALOSA SENTENCIA DEL CASO ARANDINA
contacto@casoarandina.com